¿Cómo es una jornada en la Sorority Van?

Publicado por admin en

Llegas, y te reciben las conductoras de la van.

Achuchón (o no, si prefieres que corra el aire) y directa a escribir tu nombre en la pegatina y a desayunar. Porque una jornada tan intensa necesita de estar a tope de power.

Ahí puedes compartir charla con otras pasajeras de la van o simplemente prepararte para lo que se avecina.

Abrimos la jornada con una brevísima explicación de nuestro proyecto y de cómo será el día.

¿Qué sigue?
Conferencias y talleres sobre temas diversos como la autoestima, las emociones, el amor, la maternidad, el emprendimiento…

Parada técnica para comer juntas pero no revueltas. Un momento ideal para reponer fuerzas, charlar con otras asistentes o con las ponentes, ver las exposiciones que vamos variando en cada parada… Siéntete libre de quedarte o de darte un paseo.

Retomamos con más charlas y talleres.

Y para acabar os agradecemos inmensamente apoyaros y apoyarnos con un regalo con el que todas flipan: una bolsa misteriosa.

En ese fin de fiesta además hacemos sorteos y contamos con un broche final como un monólogo o un espectáculo.
La conclusión después de ver el éxito de las jornadas anteriores es que merece la pena vivirlo en primera persona, ya seas tímida o no, introvertida o no. Porque es un evento especial y te vas con las manos llenas, de aprendizaje, cariño y cosillas materiales que no desvelamos para que sigan siendo sorpresa.

¿Te subes a la van?

Categorías: sororidad

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *